Este blog fue escrito por María de los Ángeles Mejía (Responsable de Gobernanza de ARM – gro.s1601503503enime1601503503lbisn1601503503opser1601503503@aije1601503503maira1601503503m1601503503) y Maria José Murillo (Responsable de Comercialización de ARM – gro.s1601503503enime1601503503lbisn1601503503opser1601503503@olli1601503503rumai1601503503ram1601503503)

Génesis es la nueva plataforma para registro de mineros/as de subsistencia [1] (artesanales) en el país. La Alianza por la Minería Responsable lanza recomendaciones a Gobierno y mineros/as y se compromete a hacer seguimiento en los territorios.

La Agencia Nacional de Minería (ANM, entidad encargada a partir de este año de la administración del sistema de registro de mineros/as de subsistencia del país) lanzó hace dos semanas la plataforma “Génesis”, una plataforma tecnológica para la gestión de estos registros “de manera segura, eficiente y transparente”.

Para poder registrarse en Génesis, los mineros/as deben inscribirse en las alcaldías locales de los municipios donde trabajan y, si realizan la actividad en un terreno de propiedad privada, deben contar con la autorización del propietario/a.

Para la implementación de este sistema de información (que trata el artículo 327 de la Ley 1955 del 2019), desde la Alianza por la Minería Responsable (ARM por sus siglas en inglés) desarrollamos algunas recomendaciones a tener en cuenta y reflexiones de posibles alertas:

 

1. Es imprescindible la articulación entre ministerios y aliados: deuda histórica con la Colombia rural en acceso a la tecnología y la alfabetización digital.

 

Se deberá considerar por parte del Gobierno Colombiano que el despliegue de este tipo de acciones debe ser articulado entre el Ministerio de Minas y Energía, Ministerio de las TIC, Ministerio de Educación, SENA y otras entidades del sector público.

 

Las áreas rurales en nuestro país tienen un rol crucial para el desarrollo económico y social del país, sobre todo en lo que respecta a las dinámincas de la pequeña minería. Sin embargo, durante décadas ha crecido la deuda que el Estado tiene con el sector rural debido a la ausencia de garantías que habiliten el acceso a infraestructura eléctrica, servicio de energía, acceso fluido a internet, y a equipos tecnológicos. En algunos casos, esta situación se ve influenciada por otras variables asociadas a las precarias condiciones de educación, por lo que para que se logré implementar de forma exitosa esta iniciativa deberá reforzarse a través de procesos de alfabetización digital. El gobierno colombiano, a través de la ANM, deberá facilitar que los mineros/as puedan acceder a la inscripción, pero también debe garantizar que estas iniciativas reconozcan los retos que implica la ruralidad.

 

2. La transferencia de capacidades a las alcaldías y mineros/as garantizará el éxito de “Génesis”.

 

Consideramos que es de gran relevancia un mayor despliegue institucional que habilite el fortalecimiento humano, logístico y presupuestal de los entes territoriales, conforme a las responsabilidades asignadas a las Alcaldías municipales respecto la plataforma.

Para el fortalecimiento de la información sectorial, se podría contemplar y habilitar el acceso a información en línea, actualizada y de fácil diligenciamiento por parte de las autoridades municipales, en aras de hacer un mayor seguimiento. Es necesario que se fortalezca los sistemas de información de tal forma que estos sean “herramientas vivas”, y que los mineros cuenten con apoyo que les garantice el acceso a esta información. Para esto, también es imprescindible la capacitación a funcionarios públicos y el reconocimiento de las necesidades de estos entes para la atención al público (en este caso, mineras y mineros).

También se recomienda al gobierno que en su estrategia de difusión en territorios promueva un enfoque que de cuenta de los beneficios que genera el acceso a la inscripción, que proponga un lenguaje incluyente y familiarice la regularización como un mecanismo para acceder a mercados formales.

Es posible que los mineros de subsistencia ante los altos costos del proceso de formalización desistan o vean el “camino” como inalcanzable. Por lo que sería un retroceso por parte del gobierno respecto a los esfuerzos de política pública para el sector minero no garantizar los estímulos suficientes en la fase de inscripción para que estos puedan seguir avanzando en el proceso de formalización.

 

3. Gestionar responsablemente los correos electrónicos y capacitar sobre el uso privado de este canal de comunicación.

 

Que la plataforma se gestione a través de correos electrónicos no garantiza que otros actores puedan hacer uso de la información del minero/a bajo la excusa de ayudarlo con un proceso que no comprende bien. Es importante que mineros y mineras reciban capacitación sobre el uso adecuado de la plataforma y de sus correos electrónicos.

La medida propuesta (presentación personal en las alcaldías) no asegura que no se presenten inconvenientes en el proceso de inscripción y venta de metales preciosos por parte de mineros/as artesanales, ya que se puede dar la suplantación y falsificación de información atribuyendo derechos a terceras personas, a través de la utilización de los correos electrónicos.

Esto es un tema complejo en la medida que los mineros/as, en su mayoría, no manejan este tipo de herramientas. Por ello, reiteramos la necesidad de articular esfuerzos con otras instituciones del estado relacionadas con el MinTIC y el MinEducación para que tengan acceso a herramientas tecnológicas básicas y comprendan su manejo y uso adecuados. Es importante también que se garantice a los mineros y mineras el acceso a la información, así como se desplieguen esfuerzos que les permitan conectarse de forma segura.

 

4. Hay que hacer seguimiento de la implementación en los territorios con entidades que trabajen cerca de los mineros y mineras.

 

Si el proceso es demasiado complejo, el minero/a no se regulariza, pero continúa trabajando. El sector público a través de sus entidades, el sector minero, así como la sociedad civil, y demás interesados en el sector deben hacer seguimiento al proceso de adopción de estrategias de fortalecimiento de los procesos de regularización y trazabilidad en el país.

En ARM estamos dispuestos/as a hacer seguimiento al avance de esta medida a implementar para identificar sus retos, barreras o inoperancias en los territorios y poderlas canalizar para el mejor resultado posible para todos los involucrados.

 

5. Se recomienda continuar con los esfuerzos para la formalización minera en el país.

 

Se reconocen los esfuerzos en el diseño de políticas públicas por parte del gobierno nacional que atienden a las necesidades del sector minero en lo que respecta al proceso de formalización. Si bien aún se está a la espera de la reglamentación de ciertos artículos del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 que inciden positivamente en la minería de subsistencia (artesanal) y a pequeña escala, es posible que estos estímulos puedan ser suficientes para movilizar a los mineros a que hagan parte de proceso de formalización minera. De igual forma, la iniciativa de la plataforma Génesis denota la voluntad política del gobierno colombiano hacia el fortalecimiento de la trazabilidad de los minerales. Estas medidas solo podrán ser valoradas a profundidad cuando empiecen a regir en forma en las comunidades, sin embargo, de nuestra parte esperamos que la escucha entre lo nacional-local se profundice para garantizar el entendimiento de las dinámicas de este tipo de minería.

Por último, es preciso mencionar que la formalización minera como un asunto público requiere de la articulación de la sociedad civil, el Estado, los mineros a pequeña escala y de subsistencia y la gran empresa para la obtención de resultados sostenibles en el tiempo. Por lo que, en aras de que la multiplicidad de actores presentes en el sector minero coadyuven, se reconoce la importancia de que se desarrollen procesos de gestión de riesgos que sean asequiebles a los minera/os como el código CRAFT. En este orden, el Código por su enfoque progresivo en la adopción de medidas facilita el entendimiento de las lógicas territoriales promoviendo soluciones que atienden a los riesgos latentes sin una estigmatización negativa. Es imprescindible no criminalizar a mineros y mineras, sino tenderles la mano para facilitar las diversas estrategias de formalización.

 

[1] MinMinas – Minería de Subsistencia. Es la actividad minera desarrollada por personas naturales o grupo de personas que se dedican a la extracción y recolección, a cielo abierto, de arenas y gravas de río destinadas a la industria de la construcción, arcillas, metales preciosos.

Share This