PMEJIA©ARM

5 de octubre de 2015

La Alianza por una Minería Responsable (ARM) se une al dolor de los parientes, amigos y cercanos de las tres mujeres fallecidas el jueves pasado en la mina artesanal de Bantaco.

Aún en condiciones normales, la explotación minera es muy peligrosa en temporada de lluvias, para Bantaco que se encuentra en una curva del río Gambia es aún más riesgoso porque está expuesta a los derrumbes por la crecida y desbordamiento del río. A pesar de la reglamentación que prohíbe toda actividad de extracción en temporada de lluvias, muchas personas motivadas por la falta de dinero en este periodo de escasez, regresan a los sitios mineros en un intento por mejorar su precaria situación económica. La comunidad minera de Bantaco y toda la región de Kédougou se vieron muy afectadas por la ampliación en tres meses del periodo de prohibición promulgada por Decreto Presidencial. En cuanto fue levantada la medida, los mineros y las mineras emprendieron la reactivación de las obras, intentando compensar y reponerse del retraso de la temporada, la cual suele iniciar en noviembre (y sólo inició en febrero de este año).

Este accidente trágico revela cuatro cosas. Primero, hace todo sentido que se prohíba la explotación minera en época de lluvias. Segundo, teniendo en cuenta las dificultades económicas y que la única oportunidad de generación de ingresos para las familias de estas regiones es la minería, es necesario que los mineros y mineras tengan la posibilidad de trabajar todos los meses en los cuales no hay temporada de lluvias. Tercero, existe la necesidad imperiosa de implementar prácticas estrictas de seguridad y de salud. Finalmente, ARM debe continuar trabajando en su apoyo a las comunidades.

Descargue la nota de prensa completa en Español, Inglés y Francés

Share This