http://www.prweb.com

July 19th, 2010

 

En la industria de la joyería se refleja un movimiento creciente hacia una mayor y transparente rendición de cuentas referente al aprovisionamiento de piedras. Sin embargo, los desafíos que aún hay que superar son numerosos al igual que la actualización de los procedimientos existentes.

La certificación ética de diamantes más conocida  se conoce como Proceso Kimberley (SCPK). El proceso Kimberley se inició en 2003 y trata de impedir la venta de diamantes de conflicto (piedras  que proceden de movimientos rebeldes y financian guerras contra gobiernos legítimos.)

A partir de diciembre de 2009, el Proceso Kimberley contaba ya con 49 miembros, en representación de 75 países de todo el mundo. Cuando los diseñadores dicen que sus piedras son de origen ético, aduce a que las piedras poseen certificación Kimberley. Algunas personas han puesto en conocimiento que el alcance de esta certificación no va lo suficientemente lejos, ya que no tiene en cuenta las condiciones laborales del trabajo o las prácticas mineras sostenibles.

«El proceso Kimberley es bastante bueno, sin embargo tiene algunas deficiencias», dice Cheesman. «Creo que tal vez se debería revisar este proceso dándole un mayor énfasis y esfuerzo».

Share This