Para mí ser minero significa mucho porque de aquí depende la salud de mis hijos, la educación y mi familia”, dice Nery Márquez, minero de la empresa Minas y Cuevas, ubicada en Honduras.

Esta organización minera hace parte del proyecto “Honduras, tierra con brillos de oro”, que desarrolla la Alianza por la Minería Responsable gracias a la financiación de EPRM y de Samlerhuset, y al trabajo conjunto con el Centro de Negocios Hondureño Alemán, Heimerle + Meule y el Instituto Internacional de Medio Ambiente y Desarrollo.

Hacia una minería responsable 

 

Minas y Cuevas es una organización pionera en su proceso de formalización en Honduras. Gracias a este proyecto y al acompañamiento de los aliados,  está trabajando cada día para mejorar sus prácticas y convertirse en un ejemplo de minería bien hecha, respetuosa con las personas y que proteja el medio ambiente, para entregar a los mercados internacionales oro con un origen justo.

Con su mejoramiento progresivo, Minas y Cuevas está beneficiando a más de 300 familias que dependen de esta actividad minera.

“Estamos comprometidos con el medio ambiente”

Como parte de su compromiso con el cuidado del medio ambiente, Minas y Cuevas asume el seguimiento y control de las pilas de sedimentación para gestionar el pasivo ambiental que quedó después de la operación de la empresa de gran minería Geomaque en este lugar. Estas pilas tienen la función de tratar y recuperar el agua proveniente de los sitios mineros. 

De igual manera, la organización está comprometida con la reforestación y recuperación de las zonas mineras que fueron trabajadas anteriormente, buscando que la operación que realizan en la actualidad, minimizando los impactos al medioambiente.

Cuando mineros y mineras, gobiernos y la industria de oro se unen, es posible demostrar que el sector de la minería artesanal y de pequeña escala es una actividad que contribuye al bienestar de las comunidades

Conozca más sobre el proyecto Honduras, tierra con brillos de oro aquí.

Share This