“Las opiniones expresadas en esta publicación son exclusivamente del autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de la Alianza por la Minería Responsable, de su Junta Directiva o de su equipo técnico».

Patrick Schein, miembro de la Junta Directiva de la Alianza por la Minería Responsable (ARM)

Para las industrias, el uso de materiales reciclados es una forma de reivindicar su compromiso con la reducción del impacto ambiental. Al incorporar estos materiales en sus cadenas de suministro, los fabricantes afirman que hay un menor impacto en las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), una reducción en la extracción de recursos de nuestro planeta y, en algunos casos, un producto que no contribuye a abusos de derechos humanos o ambientales.

Por más de una década, la industria joyera ha promovido el uso de oro reciclado, al hacer referencia a cadenas de custodia (CoC) responsables y a una declaración de la procedencia o trazabilidad. Entonces, ¿es esta la mejor práctica? Si uso exclusivamente oro reciclado en mis joyas, ¿estoy siendo responsable? Intentemos resolver esta pregunta. 

De todos los materiales, el oro puede ser el que más se recicla. Desde su descubrimiento, solamente el 2% de todo el oro extraído es desaprovechado, ya sea porque se ha tirado o porque se ha perdido el rastro. La razón de esta estadística no se basa en la consciencia ambiental de las personas sino en el valor económico del oro. Este es suficientemente valioso como para haber sido reciclado desde su descubrimiento.

El contexto del oro reciclado

En cifras, desde que se descubrió en Tracia (actualmente en Turquía) hace 6,000 años, hasta 2017 se han extraído 190,400 toneladas de oro[1]. Esto significa que las existencias de oro extraído representan 60 años de producción minera anual actual. Sabiendo que la mayoría de este oro (69%) es fácil de reciclar porque está en manos de individuos y en alto grado de pureza (oro de inversión privada: 41,300 toneladas y joyerías: 90,200 toneladas) 1, el oro recién extraído representa menos del 3% de este oro reciclable fácilmente adquirible o ‘cercano al mercado’.

Comparado con las 2,213 toneladas de oro destinadas a la fabricación de joyas en 2017, el oro reciclado de productos fabricados anteriormente asciende a 1,210 toneladas. [1] Esto significa que hoy, al destinar el oro reciclado actual a la fabricación de joyas, el 55% de todas las joyas a nivel mundial podrían estar hechas de oro reciclado con poco esfuerzo.

Es interesante ver que la industria joyera en Europa y Norte América no necesitan el uso de oro recién extraído. En 2017, en Europa, 261 toneladas de oro se destinaron a la joyería, mientras que 326 toneladas de oro fueron recicladas. En Norte América, 83 toneladas de oro fueron usadas por la industria joyera y 86 toneladas fueron recicladas. Así que, en esos dos continentes, la cuna de los joyeros éticos, “las minas sobre el suelo” cubren todas las necesidades de las joyerías. Esto significa que usar oro reciclado es fácil y la mejor evidencia de esto es la cantidad del incentivo económico que se aplica a este oro. Actualmente, el oro reciclado en Europa se vende con un premio de 50 USD por kilo por un oro que tiene un valor de casi 50,000 USD.  Entonces, ¿dónde está el esfuerzo?, ¿dónde está el compromiso?

Los argumentos de los joyeros para usar oro reciclado

Al usar oro reciclado, los joyeros afirman que ayudará a disminuir los impactos negativos del “oro sucio”, al reducir la demanda del metal recién extraído. ¡Esto no es cierto porque el oro es dinero! El oro siempre ha jugado un papel importante en el sistema monetario internacional y es aceptado globalmente. El oro se puede convertir en dinero en efectivo casi al instante, incluso cuando el sistema bancario no funciona. Por lo tanto, el oro no se extrae para la joyería, ya que hemos visto que hay suficientes existencias para suplir su fabricación. El oro se extrae para generar dinero, ¡nada más! El uso de oro reciclado en la industria de la joyería no frenará su extracción. Solo el precio del oro (que depende mucho más de la inseguridad del mundo que de la demanda de joyas) y las reservas mineras pueden variar la intensidad de la minería.

En general, el argumento utilizado para incorporar oro reciclado es que la minería de oro es uno de los tipos de minería más destructivos para el medio ambiente y millones de mineros de oro ganan bajos salarios en condiciones de trabajo peligrosas. En la minería de oro industrial (85% del oro recién extraído), los impactos ambientales son masivos. Solo hay que examinar los informes de las principales minas de oro para darse cuenta de que la extracción de 20 gramos de oro genera 40 toneladas métricas de desechos mineros y más de 520 kg de GEI, y consume 7,8 kg de cianuro [2].

En el lado de la minería artesanal y en pequeña escala (MAPE) (15% del oro recién extraído), el uso del mercurio también es problemático y masivo. Se estima que por un kilogramo de oro de la MAPE, se usan 3 kilogramos de mercurio[2]. Entonces, a primera vista, el oro reciclado es la única solución para que los joyeros éticos se desvinculen de la imagen sucia de la minería. Pero usar solo oro reciclado, que originalmente fue extraído, es bastante egoísta porque no ayuda a la minería a ser más responsable.

El oro reciclado tampoco es perfecto, ya que los principales estándares adoptados por la industria de la joyería incluyen los desechos de fabricación como material apto para ser oro reciclado. Como algunas fabricaciones, particularmente en el sector de lujo, pueden generar más del 50% de chatarra, esto significa que el oro recién extraído puede ser introducido en productos reciclados solo unas pocas semanas después de su extracción. Creo firmemente que el etiquetado de joyas hechas con oro reciclado debe limitarse a oro reciclado proveniente de productos de consumo al final de su vida útil y excluir los restos de fabricación.

Esta imagen sucia del sector minero indudablemente debería conducir a la prohibición de la minería de oro a favor de simplemente reciclar las existencias disponibles, que ya son más que suficientes para satisfacer nuestras necesidades. Pero la extracción de oro también impulsa el desarrollo y ofrece una oportunidad única para generar ingresos para una gran cantidad de personas necesitadas.

Comprar oro certificado de la minería artesanal y de pequeña escala responsable

La minería está justificada en el caso de la extracción de oro artesanal, que genera directamente una forma de vida para aproximadamente 100 millones de personas en todo el mundo y proporciona solo el 15% de la producción minera de oro. Un kilogramo de oro de la MAPE proporciona empleo a 50 mineros y mineras durante un año (en la minería industrial un trabajador puede producir 7 kilogramos en un año [2]). Entonces, si la extracción de la MAPE se controla ambientalmente, de manera responsable y certificada, como las garantías del Estándar de Minería Justa Fairmined, los joyeros pueden usar este oro certificado de la MAPE, generando un alto impacto en la creación de empleos y convirtiéndose en un fuerte impulsor para el desarrollo.

Este oro de la MAPE certificado es una herramienta de desarrollo para millones (solo recuerde la fiebre del oro de California hace 150 años) y debe preferirse al reciclado, ya que brinda progreso a las personas que lo necesitan drásticamente. Por supuesto que este oro es limitado en cantidad por el momento y es significativamente más caro. Este costo adicional se debe al hecho de que asegura un precio mínimo decente para el minero, además de un incentivo económico para la organización minera y necesita un gran esfuerzo por parte de todas las personas involucradas para crear una cadena de suministro transparente y adaptar procesos y logística a la disponibilidad de volúmenes.

Si los joyeros no hacen el esfuerzo de usar este oro y simplemente siguen promoviendo el oro reciclado como la única solución ética, entonces, al no contribuir al sector de la MAPE que necesita incentivos de mercado para que se convierta en lo común, estoy convencido de que la opción exclusiva de oro reciclado algún día llegará a un callejón sin salida por no abordar la situación e ignorar la minería, que no se detendrá.

De hecho, usar solo oro reciclado es poco ético, ya que no aporta progreso y desarrollo a un sector que no desaparecerá y necesita el apoyo del mercado para ser más responsable. Además, a diferencia del oro certificado proveniente de la MAPE, el oro reciclado no puede ser trazable hasta su extracción, lo que significa que nada impide que el oro extraído sucio termine como oro «reciclado» y con bastante rapidez como se ve en el caso de los desechos de fabricación.

La solución para mí: usar tanto oro de la MAPE responsable como se pueda y cubrir los volúmenes faltantes con oro reciclado. El oro reciclado es “oro neutral” que tiene sentido usar como complemento del oro de la MAPE responsable.

Entonces, sí, soy un joyero responsable si uso oro reciclado en las condiciones en que: 1. excluyo de este oro los desechos de fabricación y, 2. lo uso como oro de impacto neutral una vez que he incorporado un máximo en mi cadena de suministro del oro responsable de la MAPE.

Referencias: 

[1] ‘GFMS GOLD SURVEY 2018’ Thomson Reuters, May 2018

[2] ‘2017 SUSTAINABILITY REPORT – BEYOND THE MINE’ Newmont Mining 2018

—————————————

 

Patrick Schein, comerciante y refinador de oro, y experto en cadenas de suministro de la MAPE de oro.

Más información: patrickschein.com/uk

Twitter: @patschein

Share This