El jueves 26 de agosto, en el marco del proyecto Somos Tesoro y en colaboración con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), La Alianza por la Minería Responsable (ARM) realizó un taller sobre trabajo infantil con mineros, mineras de carbón y alfareras[1] de los municipios de Sogamoso, Gámeza, Mongua, Tópaga (Boyacá, Colombia), y representantes de minas de oro de Segovia y Remedios ( Antioquia, Colombia).

Algunos de los mineros y mineras que firmaron la declaración

En el evento, el ICBF presentó a los mineros, mineras y alfareras la Línea de política pública para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil y la Protección Integral al Adolescente Trabajador 2017-2027 así como la nueva resolución de trabajos peligrosos (resolución 1796 de 2018 del Ministerio de Trabajo). Además, se presentó la “Guía para una minería libre de trabajo infantil” publicada recientemente por ARM (con apoyo del ICBF, Mintrabajo y Minminas) y se conformaron mesas de trabajo en las que mineros, mineras y alfareras pudieron realizar preguntas específicas al ICBF sobre aspectos relacionados con el trabajo infantil.  Entre las preguntas realizadas por las personas asistentes, destacaron el qué hacer cuando una familia con menores de edad vive en las inmediaciones de una mina o cuáles son las responsabilidades de titulares mineros y mineras cuando sus proveedores utilizan trabajo infantil.

Finalmente, las personas participantes del taller firmaron una “Declaración de las mineras y los mineros colombianos por un país libre de trabajo infantil”, como una forma de manifestar su posición en contra del trabajo infantil. A continuación pueden leer esta declaración, redactada a partir de los saberes y aprendizajes en el territorio después de 5 años del proyecto Somos Tesoro.

DECLARACIÓN DE LAS MINERAS Y LOS MINEROS COLOMBIANOS POR UN PAÍS LIBRE DE TRABAJO INFANTIL

  1. Nosotros, los mineros y mineras de los municipios colombianos de Sogamoso, Tópaga, Mongua, Gámeza, Segovia y Remedios, nos hemos reunido el 26 de julio de 2018 en la ciudad de Sogamoso, Boyacá, para tratar sobre aspectos esenciales en la reducción del trabajo infantil.
  2. Tomando nota de que según el DANE en Colombia trabajan 796.000 niños, niñas y adolescentes, muchos de los cuáles lo hacen en minería.
  3. Reconociendo que la Constitución Política de Colombia de 1991 establece los derechos fundamentales que tienen los niños, niñas y adolescentes, entre los que se encuentra el derecho a estar protegidos en contra de toda forma de explotación laboral o económica.
  4. Reconociendo que el Código de Infancia y Adolescencia, Ley 1098 de 2006, establece como 15 años la edad mínima de admisión al empleo (a excepción de actividades de tipo artístico, cultural, recreativo y deportivo, bajo autorización) y de menores de 18 años para las actividades que por su naturaleza o condición, sean nocivas para la salud e integridad física o psicológica.
  5. Reconociendo que el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966 y la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989, ratificados por Colombia, incluyen el derecho de niños, niñas y adolescentes a estar protegidos en contra del desempeño de cualquier trabajo peligroso que pueda entorpecer su educación, sea nocivo para su salud o desarrollo mental, físico, espiritual, moral o social.
  6. Reconociendo que los convenios 138 y 182 de la OIT, ratificados por Colombia, establecen los 15 años como edad mínima de admisión al empleo y 18 años como la edad mínima de admisión al empleo en las peores formas de trabajo infantil.
  7. Reconociendo que el trabajo infantil, especialmente en sus peores formas, constituye una violación de derechos humanos en general y de los derechos de la niñez en particular, siendo éste causante de pobreza, discriminación, exclusión social, desigualdad y obstaculiza el acceso a la educación.
  8. Subrayando que la reducción del trabajo infantil es un compromiso ciudadano y requiere de la aplicación efectiva del marco normativo vigente.
  9. Reafirmando el papel de mineros y mineras en el desarrollo del país y la necesidad de realizar una minería responsable, ejemplar, libre de trabajo infantil.

[1] Según la RAE, la alfarería es el arte u oficio de hacer vasijas u otros objetos de barro cocido. Las alfareras de Boyacá, aparte de dedicarse a fabricar objetos de barro, también extraen arenas y arcillas con las que hacer estos objetos.

Share This