Historias del territorio

Kitzinger Quispe Ríos,

Camino hacia el Oro de Minería Justa Fairmined.

Kitzinger Quispe Ríos es biólogo de profesión y minero de corazón. Está muy orgulloso de ser parte de CECOMIP ya que vio nacer a la cooperativa y ha sido testigo de de su mejoramiento y proceso hasta el día de hoy.

 

Su inicio en la minería

Kitzinger se convirtió en socio de La Central de Cooperativas Minero Metalúrgicas de Puno (CECOMIP) desde su creación en el 2006. “Al principio solo asistía a reuniones y ayudaba en algunas cosas, pero no trabajaba”, expresa Kitzinger. Como estaba estudiando biología y después su maestría, no tenía tiempo de ejercer un rol más activo en la organización minera artesanal y de pequeña escala (OMAPE). En el 2104, cuando culminó sus estudios, empezó a trabajar en CECOMIP en el área de medio ambiente, hasta que en el 2017fue elegido como Presidente de Vigilancia, cargo que sigue ejerciendo actualmente.

 

 Creación de las cooperativas en Ananea, Perú

Anteriormente la minería artesanal y de pequeña escala (MAPE) no era muy conocida en Perú, “más o menos en el 2003 hubo una invasión en La Rinconada, por parte de mineros que querían trabajar de forma informal. La comunidad de Ananea se unió para sacar a todas las personas, y los desalojaron de allá. Y así es que se forman las cooperativas mineras por zonas”.

Sus padres anteriormente habían trabajado en minería a grande escala, pero debido a la formación de las cooperativas, se convirtieron en socios de CECOMIP gracias a un aporte económico que hicieron para “los viajes, las concesiones y los remates”. Al principio, cuando se creó CECOMIP, no había mucha producción por lo que no se generaban utilidades. “Cuando se creó CECOMIP solo poníamos plata del bolsillo, pero no había ganancias. Pero, no sé bien la fecha, creo que, a mediados del 2006, se empezó a ver la plata”. Como Kitzinger estaba estudiando para ese entonces, ayudaba solo con su cuota mensual, y sus padres trabajaban por él.

Las condiciones de CECOMIP fueron mejorando gradualmente y en el 2014, cuando Kitzinger terminó sus estudios, empezó a trabajar en la cooperativa recibiendo un salario formal.

Su quehacer en CECOMIP

Como Presidente de Vigilancia su principal función es fiscalizar y revisar que todo esté bien en la OMAPE. Sus días son muy variados. Algunos días va a la mina a primera hora, cuatro o cinco de la mañana, otros días sube con el personal, depende de lo que haya que hacer ese día. Primero se “va al comedor a desayunar, y a las 8 a.m. empezamos operaciones. Si no hay ningún problema que solucionar, se da una vuelta por la mina; ver las pozas, revisar los motobomberos estén en su sitio y que el personal este completo. Después, tipo 10 o 11 nos reunimos con los supervisores y jefes de operaciones o con los ingenieros. Y ahí ya se pasó la mañana. A medio día se va a almorzar y en la tarde se revisa lo que es documentación para la exportación y otras cosas”.

Fairmined, oro del cual estar orgulloso

Kitzinger expresó que “nos dijeron que esta certificación nos permitiría exportar y que, por el simple hecho de que el oro sea justo, podíamos recibir un Premio”.

“Así que empezamos a trabajar en la trazabilidad para certificarnos. Además, el Premio podía ser utilizado para hacer mejoras en nuestra cooperativa y en la comunidad. Por lo que nuestro principal objetivo siempre fue adquirir nuestra planta”, enunció Kitzinger.

El camino hacia la formalización de CECOMIP no fue fácil, pero gracias a la ambición y a las ganas de mejorar las condiciones laborales de sus socios, lograron la Certificación de Minería Justa Fairmined en agosto del 2016. Desde entonces se han recertificado dos veces. Este año van a recibir una auditoria para certificarse de nuevo, pero Kitzinger comenta que uno de los mayores retos “es eliminar el mercurio. Tenemos la preocupación de cómo obtener el oro sin utilizar el mercurio. A futuro quisiéramos obtener el oro ecológico, sin mercurio”.

Kitzinger dice que la Certificación Fairmined los ha ayudado a mejorar su trazabilidad y la señalización de la OMAPE, y a aprender el uso adecuado de los elementos de protección personal. Expresó que uno de los mayores beneficios es que ahora exportan el oro: “Antes vendíamos localmente y a un menor precio”.

Share This